El hecho sucedió en la madrugada del viernes, cerca de las 6.30, cuando el jugador Pincha embistió a una camioneta Renault Kangoo con su Hyundai para luego escaparse. El conductor de la Kangoo lo persiguió unas cuadras hasta que logró interceptarlo. En ese momento Leonardo Gil, quien aseguran testigos que estaba alcoholizado, se negó a realizarse el control rutinario, por lo que quedó detenido. “Se dio a la fuga y decidimos perseguirlo, porque nadie nos iba a pagar el choque. Aparte iba a más de 100 km por hora”, contó Juan Erices, conductor del vehículo damnificado.

Luego de 11 horas, el jugador recuperó la libertad y ahora se determinó que se presentará el martes para comenzar la pretemporada en City Bell con el resto del plantel. Ahora habrá que ver si tanto Vivas como la CD decidirán sancionarlo o no, por este lamentable hecho delictivo.