El mediocampista de 23 años había culminado el 2018 en un gran nivel, siendo uno de los puntos altos del Xeneixe en la final de la Copa Libertadores frente a River, pese al resultado adverso, ubicándose como uno de los futbolistas a vender en el pasado mercado de pases.

Sin embargo, en menos de 2 meses, la situación de Nández cambió: su pase al Cagliari italiano no pudo concretarse y además sufrió una lesión en uno de sus pies que lo margino de los compromisos en la reanudación de la Superliga. Es así que, desde que llegó Alfaro, aún no pudo sumar minutos en la actividad profesional

Si bien, comenzó la semana de entrenamientos de manera diferenciada, desde el CT de Boca son optimistas y no descartan que al menos integre el banco de suplentes en el próximo duelo ante Lanús, si responde favorablemente a las exigencias que demandarán las prácticas.