Aprovechando el parate futbolero por la pandemia, desde la dirigencia de River decidió renovar el estadio. Además de las reformas edilicias, la joya de la obra apunta al césped del Monumental.

Sabida es la predilección de Marcelo Gallardo por mantener en perfecto estado el césped en Núñez. Por ello se montará un sistema híbrido (probado en el Camp Nou) con la intención de evitar los problemas que se generaban debido a la mala absorción del agua en días de tormentas.

El césped natural estará así reforzado con tecnología de inyección de fibra que permitirá que la cancha pueda tener mayor cantidad de horas de uso. Además, la tecnología de aireado ayudará al desarrollo de las raíces y al crecimiento de un pasto más saludable, con la capacidad de coser un campo de fútbol híbrido en sólo 7 días usando electricidad.

El sistema de riego se modificó también equipando 35 aspersores de control independiente. Por último, el suelo del Monumental contará con un sistema de control de temperatura subterránea, refrigerado o calefaccionado el césped según la necesidad de las raíces.