La ciudad se muda a un limbo total. Se sumerge en una laguna de la que solos los habitantes pueden expresar y explicar. Más allá de que poseen simpatizantes en toda Argentina y repartidos en el mundo, el ambiente que se siente a partir de las 72 horas previas entre ambas parcialidades es excitante.

El clásico entre Racing/Independiente, Independiente/Racing, es uno de los eventos deportivos más trascendentales de Argentina, no sólo por el simple hecho de ser el segundo clásico más convocante, sino por todas las aristas que rodean el derby de Avellaneda.

Con dos estadios que se encuentran separados a menos de 400 metros -situación que de por sí sola ya incrementa la rivalidad- fue el primer clásico entre campeones de la Copa Libertadores y el primer argentino entre campeones de la Copa Intercontinental, hoy Campeones del Mundo. De hecho, es el primer y único clásico jugado entre campeones del mundo de Argentina antes de que la selección blanquiceleste alzase el trofeo mundialista.

El primer encuentro oficial lo disputaron el 9 de junio de 1907 por el torneo de Tercera División de la Asociación Argentina de Fútbol. Racing lo ganó por 3 a 2 con un tanto sobre la hora marcado por el puntero Alberto Ohaco, uno de los fundadores del club.

El 12 de diciembre de 1915 tuvieron el primer choque en Primera División. Alrededor de 8.000 de los 145.000 habitantes que vivían en el partido del sur del Gran Buenos Aires colmaron los tablones del estadio con estilo arquitectónico inglés que el Rojo tenía sobre la Avenida Mitre al 1987, en el barrio de Crucesita.

Independiente ganó 2 a 1 pero luego perdió los puntos en el Tribunal por haber incluido de manera incorrecta en su equipo a un jugador. Se trataba del defensor Victorio Capelletti que estaba inhabilitado. Esa situación vivida en la segunda década del 1900 es un fiel reflejo de lo que sucede hoy en día, donde los temas burocráticos y las quejas son más importantes que el juego limpio. Como también así, sacar ventaja desde lo deportivo incluyendo a un futbolista que estaba sancionado.

Además, la Copa Campeonato 1915 no fue una más en el fútbol argentino. Se finalizó con la disputa entre la Federación Argentina de Football y la Asociación Amateurs de Football para darle paso, luego de muchos idas y vueltas más, a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Aquel torneo quedaría en manos del club que poseía un afín más cercano al sector elitista de Avellaneda, Racing, con 95 goles a favor y tan sólo cinco en contra.

Momentos inolvidables se han vivido en el Estadio Presidente Perón, conocido popularmente como El Cilindro de Avellaneda, y en el Libertadores de América, antes La Doble Visera. Desde aquel primer clásico disputado en el profesionalismo en 1931 que ganó Racing por 7 a 4 con goles de Fassora, De Vicenzi, Del Giudice (3), Mellone (2) para Racing y de Seoane, Porta, Cherro y Bertinoti para Independiente; hasta el último encuentro en el que el Rey de Copas superó con mayoría de suplentes y tanto de Leandro Fernández a su acérrimo rival en condición de visitante.

La Academia ostenta el record de 11 años invicto frente a su rival, entre 1984 y 1995. Además de ser el primer club argentino en ganar la Copa Libertadores, el Mundial de Clubes, ser uno de las instituciones más añejas de Argentina y haber tenido el primer estadio con tribunas techadas del país. Entre tantos otros logros.

Pero los hinchas Rojos pueden hacerse fuerte en el debate aclarando que le sacaron 24 partidos de diferencia en el historial. Además de ser el club con más Libertadores de América, haber tenido el primer estadio de cemento en suelo argentino siendo el único del mundo en el cual jugaron profesionalmente los cinco mejores futbolistas del siglo pasado: Diego Maradona, Alfredo Di Stéfano, Pelé, Franz Beckenbauer y Johan Cruyff. Entre muchas epopeyas más.

Lo cierto es que el enfrentamiento entre los dos clubes de Avellaneda no puede pasar desapercibido, su historia así lo denota y hoy recordamos, a 102 años, aquella victoria de Racing, después de haber perdido en la cancha, apelando en el tribunal.