En la vuelta al trabajo de Colón, Eduardo Domínguez conversó con el mediocampista y allí le comunicó que no lo tendría en cuenta más allá de que la idea del volante cordobés era renovar el contrato, dado que estaba muy cómodo en el club y hasta se había deslizado que su intención era quedarse a vivir en Santa Fe.

Después de tres años, Ledesma deja el Sabalero y se mudaría a la provincia de Entre Ríos, para vestir los colores de Patronato. El volante ya tendría acordada de palabra su llegada al Rojinegro, donde están muy avanzadas las negociaciones con la dirigencia, y firmaría su contrato a préstamo por una temporada.