Gámez y Chilavert, dos históricos del Fortín, estarán frente a frente el sábado en las elecciones. Conocé las propuestas y repasá los dichos de los candidatos en la previa a lo que serán los comicios más disputados de la historia del club.

Dos personalidades significativas se enfrentarán este fin de semana en las elecciones que tendrán lugar en Vélez. Inmersos en un escenario caliente y muy disputado, Raúl Gámez y José Luis Chilavert finalmente se verán las caras el próximo sábado, cuando la contienda política que merodeó al club de Liniers llegue a su fin y se desarrollen los comicios.

En la disputa de los 29 puestos dirigenciales que estarán en juego y tendrán una vigencia de tres años, Gámez será candidato por el oficialismo y buscará su tercera etapa como presidente de la institución, luego de los períodos 1996-1999 y 2002-2005. Enfrente estará Chilavert, uno de los máximos ídolos deportivos de la institución, quien irá como primer vocal -no registra la antigüedad necesaria para ocupar cargos superiores- por la Unidad Velezana, que tendrá como aspirante a la presidencia al ingeniero Osvaldo Segade.

Lo cierto es que el exarquero hizo uso de su fuerte imagen y le dio a la Unidad Velezana el peso que no había podido alcanzar por sí misma en las elecciones anteriores, cuando resultaba vencida sistemáticamente por el oficialismo, siempre apoyado por Raúl Gámez. El mismo Chilavert contó en GDV: “Me metí porque no quiero que le pase a Vélez lo que les pasó a otros equipos, que ahora tienen tremendos problemas financieros. La gente tiene que elegir entre la continuidad de los gobiernos que tuvieron en los últimos años, que fueron las mismas personas manejadas por Gámez, o la Unidad Velezana, que viene con propuestas diferentes, gente nueva y proyectos enfocados directamente en solucionar los problemas sociales, así como también potenciar el equipo principal de fútbol”.

Producto del constante ida y vuelta de declaraciones y acusaciones que se generó en los distintos medios durante los meses de campaña, el candidato del Círculo El Fortín replicó las críticas y, estableciendo tácitamente una diferenciación con la oposición, defendió a los suyos en GDV: “A mi no me gustan las características de Chilavert para ser dirigente de Vélez. No tiene ética. Nosotros cuando armamos la lista buscamos personas que hayan tenido antecedentes trabajando en la comisión o dentro del club y les exigimos los avales morales que nos gustan que tengan los dirigentes”.

La presencia de Gámez en las elecciones se dio casi como una respuesta al pedido de algunos hinchas, quienes ante el gran déficit económico que se empezaba a entrever -y que finalmente se confirmó en el último balance, con un pasivo cercano a los 200 millones de pesos-, recordaron el eficiente campeonato económico que impulsó “Pistola” a principios de siglo, que sirvió para levantar a Vélez de la crisis que atravesaba mediante la venta de jugadores y la apuesta a los juveniles del club.

Fiel a su estilo confrontacional, Chilavert incluyó a Gámez como uno de los responsables de la crisis económica del club y cuestionó el destino de los fondos que ingresaron a la institución: “Vélez no puede seguir cayendo en la desidia porque se le ocurre a Gámez. Hoy en día hay una deuda de más de 200 millones de pesos y ese dinero tiene que estar en algún lado, porque Vélez en los últimos años transfirió muchos jugadores. Por eso es necesario hacer una auditoría muy profunda”.

A pesar de considerar como prioridad la estabilidad económica de la institución, la situación futbolística también es un tema de preocupación para el hincha de Vélez. La irregularidad del equipo dirigido por José Oscar Flores en las competencias que disputó -a pesar de haber obtenido la Supercopa argentina en enero de este año- generó cuestionamientos hacia el cuerpo técnico por parte del público, que se muestra disconforme con el rendimiento. Es por eso que ambos candidatos manifestaron implícitamente la necesidad de un cambio de entrenador.

A pesar de no dar apellidos, por el lado de Chilavert suena fuerte el nombre de un viejo conocido del club como lo es Omar Asad. Al respecto, el arquero fue terminante y anticipó: “Tengo que tener gente de mi plena confianza para trabajar en Vélez. Como entrenador tenemos un proyecto bien definido porque no se puede improvisar. Solo falta llegar a un acuerdo en la parte económica”.

Por su parte, Gámez señaló que aún no tiene apellidos en carpeta para suceder al DT, aunque la principal figura a la que apuntaría el candidato oficialista sería Miguel Ángel Russo. El actual entrenador de Rosario Central fue campeón del torneo Clausura 2005 cuando Gámez presidía la institución y coronó, con un plantel colmado de juveniles, la levantada futbolística de Vélez luego del campeonato económico al que había apostado el presidente en los años previos.

Las elecciones están a la vuelta de la esquina y las campañas ya recorren la recta final. El sábado, de 9 a 19, se estima que cerca de 5.000 socios de los más de 20.000 habilitados participarán de los comicios

Foto: LaVAzulada