Gimnasia venció 1-0 a Tigre en condición de visitante. El equipo dirigido por Gustavo Alfaro ganó sin merecerlo con un gol de Brahian Alemán a pocos minutos de finalizar el encuentro.

En los primeros 45 minutos se midieron más de lo que jugaron. Se respetaron demasiado y prácticamente no hubo llegadas a los arcos. Apenas una aproximación por parte de los dirigidos por Pedro Troglio a los 12 minutos, donde Lucas Menossi asistió bien a Carlos Luna, pero el arquero Martín Arias respondió de manera correcta. Por parte del conjunto visitante, sólo un remate de media distancia de Fabián Faravelli que Nicolás Ibáñez contuvo sin inconvenientes. El dato de color de la primera mitad fue que que Blengio debió salir lesionado por una lesión en el codo.

El segundo tiempo fue todo lo contrario a los 45 minutos iniciales. Ambos equipos se perdieron el respeto y salieron a proponer otra cosa distinta. El ingreso de Alexis Castro le dio a Tigre algo más de claridad y un claro sentido a cada avance. A los 13 minutos, Ramón Mierez tuvo la chance de cabeza, pero se fue apenas por arriba. Gimnasia esperaba agazapado aprovechando un error del rival y a los 27 minutos Mauro Matos quedó a mano a mano con el arquero Nelson Ibáñez que achicó muy bien.

La brecha del partido se abrió cuando a falta de siete minutos para el final, Erik Godoy cometió una falta infantil en el mediocampo y fue bien expulsado por el árbitro Darío Herrera. Con uno menos, Tigre siguió intentando, pero quedó desprotegido en el fondo, y tras una jugada polémica en la que Martín Galmarini reclamó penal, Brahian Alemán se encontró con el camino allanado y sacó un derechazo que agarró a contrapierna a Ibáñez e infló la red.

El Lobo consiguió tres puntos de oro en Victoria. Con este triunfo llega a las 24 unidades, mientras que El Matador se queda con 18.