El mal presente futbolístico que tiene Huracán se trasladó fuera de la cancha. Al plantel le deben tres meses más los dos aguinaldos de 2016 y, ante la falta de efectivo, los jugadores decidieron no entrenar en La Quemita este martes.

La semana pasada, el presidente Nadur ofreció un plan de pago que no conformó a los futbolistas, sobre todo porque los más chicos estarían afrontando serios problemas económicos, siendo bancados por los experimentados.

La medida de fuerza continuaría por el momento, justo cuando el Globo debe enfocarse en obtener resultados positivos para no correr riesgo de perder la categoría. De hecho, sus próximos dos rivales son, ni más ni menos, Independiente y el puntero Boca.