El 20 de enero del 2015, Gonzalo Martínez llegó a River desde Huracán. “Apenas llegué lo hice bien, siempre era el primer cambio”, expresó el atacante, aunque luego se lesionó y, una vez recuperado, le costó volver al ritmo con el que había llegado. “Por desesperación mía quería demostrar cosas que no se daban”, aceptó.

El Pity no lograba aprovechar los minutos que Marcelo Gallardo le concedía, y eso desesperaba al hincha. “Yo soy un jugador que arriesga, me gusta encarar, y por ahí las cosas eran al revés, que yo tenía que jugar simple, tratar de buscar los espacios. Elegía mal, y eso me fue llevando a perder confianza en mí mismo”, argumentó el ex jugador de Huracán en dialogo con Closs Continental (AM 590), y continuó: “Hasta que llegó la pretemporada en junio de este año y pude bajar los decibeles, pensar, corregir las cosas que estaba haciendo mal”.

Contó que el entrenador y sus compañeros notaban que “cuando jugaba me desesperaba, que quería hacer una de mas”, y con el correr del tiempo comprendió que tenía que “estar tranquilo”.  Luego, reconoció que hubo un cambio respecto a sus presentaciones anteriores en el Millonario.

Ese cambio se puede ver en la cancha, donde últimamente está siendo titular en un posición en la que le “llega mucho mas la pelota, estoy más en contacto, puedo buscar más sociedades”. Por la primera fecha del torneo local, cerró la goleada 4 a 1 frente a Banfield en el Monumental.

Sobre sus sensaciones actuales, apuntó que se siente importante, y agregó: “A la hora de entrar a la cancha estoy mucho más tranquilo. Sé que mis compañeros están bien, y si me equivoco van a estar apoyándome. Es el momento más regular desde que estoy en River”.