El parate de la pandemia cayó como anillo al dedo para las obras que River tenía proyectas en el Antonio Liberti. Hoy en día el trabajo sigue su marcha, y diversas autoridades del club recorrieron las mismas y avisaron que esta “es una obra definitiva para los próximos 50 años”.

Este miércoles se presentaron en el estadio, entre otras autoridades, el vicepresidente Jorge Brito, el vice segundo Stefano Di Carlo y el presidente de Obras y Planeamiento Mariano Taratuty. A casi un mes del inicio de las obras se observa una postal diferente del Monumental.

“Se eligió un sistema de tecnología que se usa en las canchas más modernas del mundo y se implementó en seis de las doce del Mundial de Rusia 2018. Tomamos como referencia el estadio de la final”, apuntó Di Carlo en referencia a la modernización del recinto.

Con una inversión de 177 millones de pesos el Monumental contará con un sistema de drenaje independiente por bombeo que permitirá el ingreso de aire al césped, con un sistema de calefacción y enfriamiento en pos de sembrar la misma semilla durante todo el año, y así mantener un estándar de calidad. “Este sistema terminará con un césped híbrido en la superficie que hará que la cancha tenga mayor tracción como los campos europeos”, agregó Taratuty.

Para finalizar, Brito remarcó el hecho de haber aprovechado el parate para encarar esta transformación: “Es una oportunidad histórica que nos da la pandemia, en un contexto desfavorable, pero este parate nos permite llevar adelante la obra. Muchos de los principales clubes del mundo pretenden hacer esto, pero no les da el tiempo y nosotros lo aprovechamos. Este campo de juego no resistía más y es una obra definitiva para los próximos 50 años”.