Finalmente, el personal médico le concedió a Josué Ayala las condiciones indicadas para salir ileso de la sala de operación. El arquero sufrió una fatiga en uno de sus aductores en el partido ante River Plate, y en la semana de entrenamientos del encuentro de vuelta ante el equipo de Marcelo Gallardo, volvió a sentir dolencia justamente en la pierna izquierda.

El último parte fue crucial, ya que se trató de una ruptura del ligamento cruzado anterior. Lo que parecía un simple esguince, fue fractura y en consecuencia, se indujo al portero a la interrupción operativa. El Departamento Médico de Rosario Central, comunicó la eficiencia instrumental que prolongará la internación del futbolista hasta este martes.

A partir de las próximas veinticuatro horas, serán entre seis y ocho meses el periodo de recuperación para el jugador procedente de Temperley.