Con cinco elecciones ganadas en forma consecutiva, y la concreción del anhelado estadio propio, Fernando Miele dejó una huella en la historia de San Lorenzo. Ahora, a la distancia del club que comandó por 15 años, analizó el presente del club en diálogo con Radio Mitre.

“Peleé mucho por el club y fui uno de los dirigentes más expuestos del fútbol argentino. Pagué por eso. Después de que me fui hubo 12 años desastrosos en San Lorenzo. Es una forma de decir, pero diría que me arrepiento de no haber robado plata en San Lorenzo. Fui muy honesto”, recalcó.

Además dejó en claro que durante tanto años de carrera le tocó “pelear contra las mafias del fútbol” y recordó que se alejó de la vida política del Ciclón debido a cruces con otros dirigentes: “Le molestaba a los ladrones de Alberto Guil, Rafel Savino y Carlos Datria”. Por último le pegó a la actual cúpula azulgrana: “Se ganó una Copa Libertadores… ¿y que más se hizo? No me estimula que San Lorenzo pueda volver a Boedo y hacer un nuevo estadio. San Lorenzo debe 1700 millones de pesos, está en default”, cerró.