Rosario Central atraviesa un pésimo momento futbolístico. El Canalla no gana hace nueve fechas en la Superliga, y en poco tiempo, fueron despedidos dos entrenadores. Primero Edgardo Bauza, y tras seis partidos, Paulo Ferrari fue destituido de su cargo.

En una entrevista con el programa radial No Tenemos Pelotas, Ferrari expresó: “Sabemos cómo son las cosas en el fútbol. Fue una situación dolorosa. Es el club en el cual nací y venía trabajando hace tiempo. Eso es lo que más duele, pero son situaciones y hay que dejarlas atrás”, indicó.

Además, agregó sobre su salida: “La realidad es que nosotros veníamos trabajando hace un año en inferiores y venía funcionando muy bien. Ante la situación de la despedida del Patón (Edgardo Bauza), nos vinieron a buscar a nosotros. Asumimos el compromiso, que era difícil pero lindo. Habíamos hablado que podían pasar estas situaciones”, resaltó.

Con respecto a la actualidad del equipo, afirmó: “El equipo venía mejorando y mereció ganar muchos partidos. Pero ya venía con rachas negativas. Estábamos trabajando mucho en lo anímico y levantar los rendimientos”, sostuvo. Y se refirió a los rumores sobre una pelea con Néstor Ortigoza: “Entrenó diez puntos y siempre tiro para adelante. Nunca me peleé con él. Jugó algunos partidos y otros no, porque era pensamiento nuestro. Hace más ruido que no juegue él y no otro, por su cantidad de años en el fútbol”, explicó.

“No se respetaron los tiempos y capaz que la comisión directiva no todos estaban convencidos. No son las formas de tratar. Las formas tienen mucho que ver, y se puede tomar cualquier decisión. No soy una persona rencorosa, ni que se va a enojar toda la vida. Actuaron mal los dirigentes y eso es algo que hay que corregir en este club. Históricamente las cosas son malas y sobre todo con gente del club”, puntualizó el ex defensor.

Por último, habló sobre el promedio de Rosario Central: “No se puede ir al descenso. Quedan muchísimas fechas y pensar de acá a uno año, estamos totalmente equivocados. Hay que estar atentos y ganar”, cerró.