Dicen que nadie conoce mejor a una persona que su propia madre. Es por eso que la palabra de Paola Moreno es más que autorizada a la hora de hablar de Cristian Ferreira, el talentoso enganche surgido de las inferiores de River Plate. La actualidad del juvenil despierta un orgullo especial en su familia, que sigue cada uno de sus pasos desde Córdoba y recuerda con nostalgia cuando Chucky armó el bolso y se fue a vivir a Buenos Aires, a la pensión del club, con apenas nueve años.

Una década después, el juvenil despierta los elogios y la admiración de todos los hinchas riverplatenses y los amantes del fútbol. “Cada vez que entra a la cancha presiento que va hacer goles y después los termina haciendo. No sé como explicarlo, pero le tengo siempre mucha confianza. Siempre que tiene un tiro libre a su favor, le tengo fe, porque no fallaA él nadie le enseño a patear, nació con ese don”, dijo su madre en diálogo con Radio Villa Trinidad.

Paola también explicó cómo es la relación especial que su hijo mantiene con el técnico del Millonario: “Más allá de que sea Gallardo y todo lo que ganó como entrenador, él lo disfruta como persona, porque siempre sintió su apoyo. Yo lo veo a Gallardo como un padre para Cristian, porque las dudas siempre las consultó con él, así como también Gallardo le brindó mucha confianza“.

Ferreira viene de anotar el gol del triunfo contra Atlético Tucumán -su quinto tanto en Primera División-, una victoria que le permitió a River meterse en puestos de clasificación a la Copa Libertadores del próximo año. En Núñez no dudan de su prometedor futuro y ya piensan en blindarlo con una cláusula de rescisión cercana a los 25 millones de euros. Su mamá también le tiene toda la fe del mundo: “Estoy segura que va a llegar a la Selección. Presiento como madre que no le falta mucho“.