No todo lo que filman las cámaras o tiene a la pelota en el césped es lo único que importa en el fútbol. La vida profesional debe conllevarse las 24 horas, en todo sentido, una premisa que fomentan los clubes para ejemplificar. Donaciones, campañas solidarias y otros actos siempre destacan por su rol humanitario y Julián Álvarez fue el protagonista de una emotiva acción.

Hugo Rafael Varas, quien fue su director técnico en la ciudad cordobesa de Calchín durante su infancia, recibió un obsequio por parte del juvenil: una camioneta para realizar su trabajo . El hombre de 50 años, además de trabajar en una escuela de fútbol y en la Municipalidad, vende mercaderías a los almacenes y supermercados del pueblo. Sin embargo, últimamente se le dificultaba porque contaba con un auto chico.

“El sábado a la tarde me llega un mensaje del papá que decía: ‘Esperame en tu casa’. Lo esperaba con los mates para hablar, seguro de fútbol, pero cuando llegó empezó a tocar la bocina. ‘Este es el regalo de Julián para que sigas trabajando’. Era la noche del sábado y todavía nos abrazábamos y llorábamos. Fue un gesto impresionante, hizo realidad lo que estaba buscando. Tuve la suerte de cruzarme en su camino. El pibe lo hace de corazón, acá no hay propaganda”, contó conmovido en una entrevista con Canal 12.