Luego de sufrir hasta la última fecha del torneo para asegurar su permanencia en Primera, y tras la goleada que Libertad le propinó en su casa en la ida de la segunda ronda de Copa Sudamericana, comenzó oficialmente el ciclo de Gustavo Alfaro en Huracán.

Quien tuvo como última experiencia su paso por Gimnasia, tuvo su primera práctica al frente del Globo y remarcó la necesidad de dar vuelta la página y abandonar esta crisis que atraviesa el equipo: “Huracán arranca comprometido y hay que salir de esa situación. Nunca el objetivo del club fue la permanencia en la categoría y siempre intento pelear por cosas importantes”, manifestó en La Quemita.

Alfaro, quien dijo presente en la goleada por 5 a 1 que Libertad le propinó al Globo en el Tomás Ducó, recalcó que será un gran desafío pensar en la revancha por el momento en el que tomará al equipo: “No pensaba ese resultado, pero igual no me cambia el pensamiento del equipo. De todas maneras, la fecha es incómoda para la planificación. Ahí, el fútbol argentino debe replantear el calendario. Si no salen las cosas como queremos en la revancha, buscaremos hacer bien las cosas para volver a jugar una copa internacional”.

Tras su salida abrupta del Lobo, y sin la intención de dirigir en lo que restaba del año calendario, el entrenador reconoció verse seducido por la oferta del club de Parque Patricios: “Tenia una decisión de no dirigir hasta diciembre, pero es una institución importante y tiene un proyecto deportivo que me movilizó para volver a dirigir”, indicó.

Sobre el plantel apuntó que más allá de tener “riqueza técnica” encontró algunas falencias que deben ser superadas con la llegada de algunos nombres: “El plantel tiene buena gestación en la mitad de cancha y muchos jóvenes. La situación quizás no les permite crecer, pero con lo que tenemos no nos alcanza y estamos trabajando con el presidente”.

En este sentido Huracán acordó las llegadas del arquero Manuel García (quien debutó ante Libertad) y el defensor Christian Chimino, además en las próximas horas podrían concretarse los arribos del zaguero paraguayo Saúl Salcedo (Olimpia de Paraguay) y el delantero Fernando Coniglio (Olimpo). Sobre este caso, Alfaro apuntó: “No es fácil el tema refuerzos; estamos buscando jugadores requeridos. Por ejemplo, Coniglio está cerrado, pero no se firmó y hubiese querido que esté hoy”.

Por último el nuevo DT reconoció que intentará convencer al arquero Marcos Díaz para que continúe en el club pese a hacer pública su intención de emigrar: “Le manifesté mi deseo que se quede, igual no me gustaría que esté en un lugar si no se encuentra a gusto”, cerró.