Seguramente Diego Armando Maradona no olvidará este domingo, el día en que el fútbol argentino volvió a cobijarlo tras 24 años. El Diez vivió un día de emociones a flor de piel, primero en su llegada al Bosque para dirigir la práctica, liviana por cierto, de Gimnasia y más tarde en el Hotel Grand Brizo, donde fue presentado oficialmente como DT del Lobo.

“Hoy me sentí en el cielo”, expresó Diego, y agregó. “Yo no soy mago. Le dije al presidente que quiero tomarme el día de mañana para confirmar todo el cuerpo técnico y lo que vamos a hacer durante la semana”.

El flamante técnico de Gimnasia se refirió a la decisión de volver a la Argentina: “Yo necesitaba uno de mis últimos años en mi país y después veo que hago”. E hizo referencia a sus familiares: “Antes de que me vaya quiero ir a la cancha con mis nietos y con Dieguito Fernando. Ojalá que lo llegue a ver”.

Además tocó otros temas, como por ejemplo el dóping en el Mundial 1994. “No se lo cree ni un pibito de 5 años. Lo que pasa es que no vendían un billete y tuvieron que hacer que Argentina clasificara y fuera con Maradona. Cuando vendieron todo, dijeron: ´a este ya lo podemos limpiar´”.