Por patrimonio de la institución, la partida de Martín Benítez será solo deportiva. Lo simbólico sigue vigente para la dirigencia. La contribución de ser el pionero en la estructura adecuada para solventar la capacidad del volante en el campo de juego, va a ser resarcida por el simple costo de su valor en el mercado.

Si bien, la idea era transferirlo al Vasco, el mercado de pases de verano determinó que sea cedido hacia fin del año presente. El préstamo contuvo un cargo de 200.000 dólares que todavía no fue contabilizado en la tesorería de Avellaneda.

Pese a ello, se comprende la circunstancia que atañe a varios equipos. No obstante, la dirigencia del “Rojo” añade que el momento futbolístico del volante es inobjetable en varios encuentros del club.

En el próximo proceso de transferencias el conjunto brasileño debe decidir si aporta los 4.000.000 de dólares por el 60% del pase o cumple con lo pautado y amplía la presente cesión.