Ante la oferta de Boca por Silvio Romero, los dirigentes de Independiente decidieron sentarse a negociar pese al intención de mantener al delantero dentro del plante. En el tire y afloje, el vicepresidente del Rojo, Pablo Moyano pidió que se involucre a Iván Marcone, confeso hincha del club de Avellaneda, dentro de la transferencia por el delantero.

En principio Boca había ofertado por el delantero un millón de dólares, más la condonación por la deuda por Pablo Perez y Sanchez Miño (670.000 dólares, más 4.000.000 de pesos y 1.500.000 pesos) y el préstamo por un año de Walter Bou, que jugó la última temporada a préstamo en Unión.

Sin embargo en la contraoferta de Independiente aparece el nombre de Iván Marcone, un viejo anhelo de los dirigentes del Rojo, y también la cancelación de la deuda del club con Silvio Romero (400.000 dólares). Los Moyano pretenden la cesión a préstamo por un año del mediocampista por el que Boca pagó 8.500.000 millones de dólares.