Las salidas de Meza y Gigliotti (y quizás Campaña) dejaron en Independiente una sangría que el Rojo buscará rehacer con un refuerzo bomba. El elegido para reforzar Avellaneda es Walter Kannemann, por quien el club no desiste de contratar pese a que la aventura es complicada.

Luego de una reunión entre el futbolista y su representante con el presidente de Gremio, en la que le hicieron saber de la oferta del Rojo (cerca de cinco millones de dólares), el club brasileño decidió disponer un cuarto intermedio hasta el miércoles para decidir si inicia negociaciones o si le mejora el contrato al zaguero argentino para evitar que se vaya, en un año en donde, además, habrá elecciones en la entidad de porto alegre.