La necesidad de redimir la suma adeudada, hace que la continuidad de Juan Sánchez Miño en Independiente sea irrevocable. El lateral contaba con un año de contrato pero la situación personal con la institución no dio abasto.

El simple hecho de interrumpir la sintonía con Lucas Pusineri, fue una de las causas contraproducentes desde ese punto de vista. Lo deportivo y económico, concluyeron la estadía de cuatro temporadas y pese a presentar quejas de forma reiterativa, la directiva de Hugo Moyano no contribuiría a aportar la demanda contractual.

En definitiva, el común acuerdo conduce a rescindir los meses faltantes de preacuerdo, sin abonarle al jugador la suma en dólares debida, y recibiendo el resarcimiento del propio jugador, comprendidos del pacto hacia 2021.