Aprobada en primera lectura la Ley de Rezonificación (57 votos a favor y una abstención) que permitirá que el predio de Avenida La Plata 1700, que hasta ahora posee la categoría E, pase a llevar la categoría U, la siguiente fase es diagramar cómo será la construcción del estadio. Todavía faltan algunos pasos legales: próximamente se llevará a cabo una audiencia pública en fecha a determinar, que no es vinculante, pero sí obligatoria. Y habrá más instancias de participación hasta la segunda lectura, que se proyecta para inicios de 2021.

Igualmente hay una idea general del panorama para la nueva casa de San Lorenzo en el barrio que más lo identifica. Entre 45.000 y 50.000 espectadores es la cifra a la que se apunta, con una estructura que permita su uso para diferentes actividades, no sólo para albergar a los equipos de fútbol.

Algunos de los escenarios de los que se imitará el diseño son el estadio Azteca de México, el Wanda Metropolitano de Atlético Madrid o el San Mamés de Athletic Club, construido precisamente por la empresa IDOM, la que está trabajando codo a codo con el “Ciclón”, que entre otras obras, también participa de las reformas en el Camp Nou de Barcelona.

Además de instalaciones deportivas, la mixtura de usos constará de espacios verdes, gimnasio, centros gastronómicos, museo y establecimientos educativos. Para llevar adelante la obra, la dirigencia de Marcelo Tinelli se contactó con diferentes inversores y hasta con una empresa china que le brindó soporte para darle viabilidad al plan. También está el respaldo de los hinchas, que empujaron con movilizaciones pacíficas y multitudinarias, que adquirieron metros cuadrados hasta reunir 110 millones de pesos para recomprar los terrenos.