Luego de varias cancelaciones, finalmente este martes se dio la reunión entre dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino y el Gobierno Nacional. Tras el cónclave se definió que todos los equipos de la Liga Profesional (Primera División) volverán a los entrenamientos el próximo lunes 10 de agosto. Todavía no hay indicios de cuándo se reanudará el torneo local.

La reunión tuvo lugar en la Casa Rosada y acudieron, Santiago Cafiero, Jefe de Gabinete de Ministerios, Ginés González García, ministro de Salud, Matías Lammens, ministro de Turismo y Deporte (y expresidente de San Lorenzo); Claudio Tapia, presidente de AFA; Pablo Toviggino, Tesosorero de AFA y Víctor Blanco, secretario general de AFA y presidente de Racing.

Los tres que fueron en representación de AFA proponían que se permitiera primero volver a las prácticas desde el lunes 10 a los equipos de Copa Libertadores (Boca, River, Racing, Defensa y Tigre), que tienen fecha para volver a competir el 17 de septiembre, y que el resto de los equipos de la Liga Profesional arranquen la siguiente semana, desde el lunes 17. Sin embargo, desde el Gobierno autorizaron que vuelvan todos los equipos de la Liga Profesional desde el lunes 10, tanto el masculino como el femenino.

¿Cómo será la vuelta a los entrenamientos?

Según el protocolo elaborado por la Comisión Médica de la AFA, 72 horas antes del día del regreso, habrá que testear a todos los integrantes de un plantel con análisis PCR, los cuales serían tercerizados y pagados por la AFA. También habrá otro test el día del comienzo de los entrenamientos. Y luego, uno por semana. Cualquier caso positivo será aislado y deberá seguir las recomendaciones sanitarias del Ministerio de Salud.

Los planteles serán divididos en grupos y no se permitirán más de seis futbolistas por grupo y dos integrantes del cuerpo técnico, que no deberán integrar otros turnos. A su vez, los clubes tienen la recomendación de mezclar los puestos, para evitar que se infecte un grupo compuesto por todos defensores y ese equipo se queden sin variantes en esa posición de la cancha, lo cual lo perjudicaría en la competencia.

Los entrenamientos deberán ser en canchas diferentes, o turnos distintos en caso de no contar con la infraestructura. Los jugadores ya deberán llegar cambiados con ropa deportiva y los traslados hasta el lugar de entrenamiento deben ser en autos particulares.