Arrancó una nueva edición de la Superliga y, en Avellaneda, Racing y Unión igualaron 0-0 en el encuentro inicial.

Durante el primer tiempo, el partido fue intenso y muy parejo. El Tatengue tuvo la chance más clara con un remate de Gómez Andrade al poste izquierdo de un Arias que aparecía vencido.

En el complemento, el campeón tomó el toro por las astas y comenzó a llegar con más frecuencia al área rival. Allí se hizo figura Sebastián Moyano, el arquero del equipo de Madelón (fue importante ante un tiro de Pulpo González y, principalmente, sobre la hora ganando un mano a mano frente a Cvitanich). Del otro lado, Unión no se apartó de su estructura y, así, consiguió lo que vino a buscar.

Racing se fue masticando bronca, sobre todo por lo hecho en los últimos minutos, y el Tatengue vuelve a Santa Fe con un empate en la casa del campeón.