Luego del 5 de agosto del año pasado, cuando River le ganaba 3 a 0 a Tigres en el Monumental y levantaba su tercera Copa Libertadores en la historia, Fernando Cavenaghi se despedía bajo una lluvia torrencial del público que coreaba su apodo y con él ese dorsal que hoy espera por el mendocino, toda una señal de la confianza que depositaron en el ex Central

Alario, Driussi, Alonso y Mora prefirieron esquivar el peso de la 9 de River y eligieron otros números para cargar en su espalda. Es una camiseta que exige, que si no se cumple las expectativas con creces genera el famoso murmullo, y mucho más si la luce un goleador.

Sólo resta esperar al debut de Larrondo, quien tuvo un gran paso con la 7 del Canalla, provocando el interés de River y su posterior desembarco luego de una conflictiva negociación.