El caso de los cuatro juveniles de Argentinos, los que supuestamente River quiso robarle al Bicho, trajo muchas controversias a nivel dirigencial. Unos niegan la acusación, mientras que otros creen fervientemente que del lado de Nuñez se obró de mala fe. Quien habló y fue explicito en sus declaraciones fue Leonel Gancedo, hasta hace poco parte de la Secretaría Técnica del Millonario. El Pipa fue duro con D’Onofrio y compañia.

“No pongo las manos en el fuego por esta dirigencia. Vi mucha improvisación y deshonestidad en cuanto a la capacitación de la gente que uno veía en River. Los hechos hablan más fuerte que las palabras”, apuntó el exjugador, quien llegó de la mano de Enzo Francescoli.

“Cuando llegué a River hablé de revolución, respeto, educación, valores y otras cuestiones. Y me fui con la R de retroceso, del fútbol argentino en general, la E de engañadores y la V de vergüenza”, manifestó en TyC Sports. Y añadió: “Me da vergüenza o pena ver estas cuestiones con los chicos de temprana edad que tienen que aprender jugando al fútbol, lúdicamente y en determinadas etapas. Saltan estas cosas porque el amor al dinero es la raíz de todos los males”.

Desde el club salieron a desmentir las acusaciones de Gancedo e indicaron que se lo despidió por “inoperante”. “No salía a buscar chicos, no traía a ninguno y en los partidos de Inferiores se lo veía muy poco”, agregaron.