Ocho fechas restan para culminar la Superliga 2018/19 que tiene a la Academia como puntero indiscutido, por eso el capitán aprovechó para sacar chapa pero de su humildad para trasmitir ánimos desde lo más alto de la tabla. “Se vive de una manera muy especial, cada vez falta menos. Si bien todavía queda mucho de campeonato, se siente ansiedad, nerviosismo”, destacó.
A la hora de referirse a la evolución del club para pelear campeonatos, fue claro con el cambio que llegó desde arriba: “Es un momento del club que permite hacer buenas contrataciones, tener buenos jugadores… Eso te da la chance de que haya un grupo rico técnicamente, lo que te hace jugar mejor. Hay jugadores de experiencia, internacionales. Este equipo tiene buenos jugadores. Intenta, propone, genera. Y en términos de resultados es positivo. Este equipo me gusta. Me gusta que genere situaciones de gol, que trate de tener siempre la pelota, que intente ser protagonista”.
Ubicado en la cima del torneo, el Licha sabe que hay que tener la cabeza fría para soportar la presión y continuar con el envión. “Sabemos dónde estamos y lo que nos estamos jugando. El grupo está firme en eso. Estamos convencidos de que falta un montón y que hay que ir despacito. Cada fin de semana es un campeonato. No me siento ídolo, sí respetado y querido. Soy valorado por el hincha, ojalá les pueda regalar algo”, cerró ilusionado.