Sorprendió con enormes actuaciones en Belgrano y justificó su pase a Racing, club en el que terminó de asentarse en la máxima categoría. El siguiente destino, luego de largas negociaciones, fue River. Sin embargo, una serie de lesiones y poca participación se combinaron con un pobre rendimiento cada vez que le tocó estar.

Los apenas 16 partidos en tres años resumen la pesadilla para ambas partes. Un negocio que salió totalmente mal. En diálogo con “Closs Continental”, el cordobés reveló las sensaciones que le dejó aquella etapa. “Para mí fue muy difícil y muy frustrante haber estado en el plantel que ha ganado tantas cosas y no poder participar. Cuando llegué traía mi carrera en una forma ascendente y en River me tocó sufrir. Gracias a Dios me encontré con un club muy serio, con gente que me supo atender, y un cuerpo técnico y compañeros que siempre estuvieron a mi lado bancándome”, aseguró.

El pedido de Marcelo Gallardo para sumarlo como refuerzo fue importante dado que la “Academia” solamente se desprendió de su figura a un alto costo: “Siempre le voy a estar agradecido porque conmigo demostró todo su lado humano. Ahora estoy súper agradecido a Banfield porque me abrió las puertas en este momento de mi carrera. Poder continuar ha sido muy importante para mí y lo valoro mucho. Lo más sencillo hubiese sido tirar la toalla y dejar de sufrir, pero me pude sobreponer”.