Finalmente, el anhelo de Guilllermo Barros Schelotto tendrá lugar y Gustavo Gómez será el tercer refuerzo de Boca luego de que lo hayan buscado en varios mercados de pases anteriores.

El defensor bajó sus pretensiones salariales, acordó un monto mínimo por logros y estará llegando en los próximos días al país para estampar la firma y sumarse a Mauro Zárate, Carlos Izquierdoz y Sebastián Villa.

Una de las razones por las cuales la transferencia se hará fectiva es por qué Milan fue sancionado con el fair play financiero y, a raíz de esa situación, decidió bajar el precio de venta del defensor para que le ingrese dinero a las arcas del club. Además, el club italiano se quedará con un 20% de una futura venta.