Semanas atrás, cuatro integrantes del plantel quedaron envueltos en un confuso episodio donde una joven denunció que fue víctima de abuso sexual durante una fiesta. Ante esta situación, la institución separó del plantel a Ricardo Centurión, Juan Martín Lucero, Thiago Almada y Hernán Brizuela hasta que el hecho se aclarara. Una vez que se comprobó que ninguno aparecía como imputado, volvieron a trabajar a la par de sus compañeros.

Este miércoles, tras la clasificación a la semifinal de Copa Sudamericana, el ex Independiente rompió el silencio: “Aprovecho para pedirle perdón a la gente de Vélez por juntarnos a comer un asado dos días antes de un partido. Fue solo eso, no una fiesta como se dijo. Fue una reunión, un asado que terminó como nadie imagina”.

En la entrevista que le brindó a Sportia, indicó que “pedimos perdón a nuestros compañeros, al cuerpo técnico y ahora aprovecho para hacerlo a la gente de Vélez y a la institución. Tengo fe en la Justicia y en que mi amigo (Juan José Acuña) va a poder salir de esta causa. La está pasando muy mal su familia y hay veces que no se sabe el daño que se genera por dinero o por querer salir en las noticias”.