Boca y River se preparan para un duelo trascendental que se disputará el próximo martes 22 de octubre. El encuentro definirá que se jugará en la Bombonera, definirá el clasificado a la final de la presente edición de la Copa Libertadores 2019. En el partido de ida, el Millonario se impuso 2-0 con goles de Ignacio Fernández y Rafael Santos Borré. Antes del clásico, ambos equipos tendrán que disputar su partido correspondiente a la décima fecha de la Superliga.

En diálogo con Olé, Iván Marcone palpitó el cruce ante River, pero sin dejar de lado el partido frente a Racing (Viernes 21:10): “Siempre es importante pensar en el partido que viene, y el primero que viene es Racing por el campeonato. Nuestro objetivo es mantenernos arriba en la tabla. Pero bueno, la mirada está en River. Es inevitable sacar el cien por ciento de ese tema para nosotros. El DT está a cargo de todo y buscando el ideal para el equipo. Vamos a llegar muy bien al 22”, sentenció el volante.

Con respecto al presente del equipo, Marcone explicó: “El análisis lo tenemos que hacer puertas adentro y por ahí no tomar todo lo que se habla afuera. Sabemos que hay muchísimas intenciones en lo que se dice y varias de ellas son malas, tratan de perjudicarnos. Así que acá también hay que ser inteligentes. Nosotros somos conscientes de que tenemos que corregir cosas y mejorar, pero también sabemos que estamos primeros en el torneo y por algo es. No estamos tan mal. Sí es cierto que todos los partidos son para mejorar y estamos en eso. Hay un técnico y un grupo de trabajo que busca crecer permanentemente”.

Además, el ex Lanús fue consultado por el penal a favor de River, cobrado a instancias de la tecnología: “Para el VAR fue penal, pero creo que no es momento de entrar en un análisis sobre eso. Quedó atrás. Dejamos el partido que pasó y hay que usar todo eso en preparar mejor la revancha”, resaltó.

“Hazaña no, para nada. Yo creo que un 2-0 abajo, en una serie de Copa, no es ningún resultado de otro mundo ni una ventaja irreversible. Creo que a lo mejor la prensa o la gente trata de instalar eso, y es algo que nosotros no tenemos que tomar. A mí me ha tocado estar en Lanús y revertir una llave que estaba 3-0 abajo y no fue nada del otro mundo. Pienso siendo inteligentes se puede lograr. Y trataremos de hacer el partido perfecto para pasar a la final”, puntualizó el mediocampista, recordando aquel Lanús-River de la Copa Libertadores 2017.

Por último, sentenció: “River no es invencible y menos para Boca. Insisto: no es una llave que esté cerrada ni mucho menos y confiamos en nuestro trabajo. Sabemos que podemos revertirlo”, cerró.