Javier Mascherano tomó la decisión de volver al fútbol argentino luego de 14 años en el exterior. El Jefecito vestirá la camiseta de Estudiantes a partir de 2020, y sería presentado el próximo viernes en el nuevo estadio del Pincha. Respecto de su desembarco en el conjunto platense, contó: “Fue a principio de año, cuando Milito se hizo cargo del equipo, ya empezó a contactarme. También Mariano Andújar fue importante en sus sugerencias y pedido de que me sume. Ante eso, enseguida apareció Sebastián y me empezó a llamar casi en simultáneo con Gaby”, destacó.

Luego, se refirió a la filosofía Pincharrata: “Cuando vi lo que hicieron en los funerales de Cacho Malbernat y Tata Brown fue algo muy fuerte. Desde afuera, uno lo ve como algo mucho más familiar que un club profesional normal. Tengo la posibilidad de conocer gente que ha sido muy importante en la historia del club y puedo consultarles cosas. Me van contando y eso en algún punto me hace sentir contenido a mí también. Es algo que uno busca. Que después de tantos años pueda llegar a un club y tener una cierta contención”, explicó.

Sobre su posible vuelta a River, expresó: “En los últimos tiempos no he tenido la posibilidad de charlar con la gente de River. Y no creo que ninguna de las dos partes deba forzarlo. Es verdad: en dos o tres oportunidades he hablado con Enzo (Francescoli) y con Rodolfo (D’Onofrio) para volver. Fue hace tiempo, cuando estaba en Barcelona. En ese momento yo creí que no era el momento. Las condiciones estaban dadas para volver a Estudiantes y se dio de forma muy natural”, indicó el volante.

“Tengo muchos amigos que tienen que ver con la historia de Boca, otros que son hinchas de Boca. Pero por el cariño al lugar donde me he criado, donde me he formado, es imposible que tanto ahora como en el futuro pueda estar relacionado con Boca”, subrayó sobre un posible llamado de Juan Román Riquelme para sumarse al Xeneize.

Por último, habló sobre su relación con Alejandro Sabella: “En este tiempo que voy a pasar en La Plata trataré de cubrir el saldo pendiente de todos estos años con Alejandro, que por las distancias y los compromisos, se me ha hecho difícil visitarlo. Fue el técnico con el que más me he conectado sentimentalmente en toda mi carrera. Me une un lazo mucho más afectivo, que perduró en el tiempo”, finalizó.