Matías Fritzler finalizó su vínculo con Colón el 30 de junio, pero su deseo es continuar en el conjunto santafesino. Pero uno de los motivos por el que todavía no acordó su continuidad es por la deuda que la dirigencia mantiene con el volante. Desde el club le confirmaron que el límite serán los salarios atrasado por la actual conducción de la institución. En la semana anterior, se notificó el ingreso de una carta documento a nombre de Matías Leonel Fritzler. Con el propósito de enmendar la acumulación de deudas, el futbolista se expresó por medio de su representante legal, siendo probable su continuidad en el “Sabalero”.

Sin embargo la instancia judicial es la alternativa para acercar las partes. En comunicación con Radio Gol, el experimentado explicitó: “Siempre tuve la misma situación cada vez que se me terminó el contrato con Colón. No sé cómo puede darse mi futuro, ni lo pienso, hay una gran incertidumbre sobre el regreso del fútbol, todo es muy dinámico”.

El volante es uno de los principales jugadores en el plantel conducido por Eduardo Domínguez. A raíz de lo sucedido, el jugador habló sobre las condiciones de su pase y le confesó al director técnico el compromiso de los dirigentes con lo negociado.

Por ende, el volumen adeudado es inadmisible para seguir en Santa Fe: “Hay una deuda muy importante de la dirigencia para conmigo, mi situación para con el club es esa, que no puedo analizar una continuidad o escuchar una propuesta a futuro en tanto no se solucione este tema que está pendiente. Colon tiene asuntos pendientes conmigo. Continuar sin arreglar lo pasado no sería lo correcto”, expresó el jugador.

A este conflicto, el ex Lanús debe recibir la respuesta del TAS, referida a la sanción económica de FIFA por su partida a destiempo del Kasimpasa de Turquía. En esa época, se dirigió al fútbol argentino sin abonar la libertad de acción por contrato vigente, y desde Suiza pidieron el reintegro de 120.000 euros. De no remediar esta reglamentación, su actividad en el deporte podría verse en peligro.