De doble nacionalidad, Mauricio Toni revierte una circunstancia en su temprana profesionalización del deporte. Nacido en Croacia, realizó el trámite para contar con la documentación nacional argentina, y sin embargo un director técnico lo había considerado en la Sub 21 de la selección croata.

Y en Vélez solo tuvo algunos encuentros en las inferiores, al encontrarse con varias adversidades en la persistencia de las zagas centrales de la primera. Es por eso, que la cesión en solo dos años, consistieron en la estadía por Alvarado de Mar Del Plata, Deportivo Armenio, y Talleres de Córdoba.

Dichas experiencias fueron convincentes a su crecimiento profesional. En contacto con El Show de Vélez, el defensor señaló: “Desde que me fui pase por tres clubes, me han pasado varias cosas, y he madurado bastante. Le agradezco mucho a Armenio que me abrió las puertas y pude jugar todos los partidos. Me siento más maduro en muchos aspectos”.

El día indicado, llegó y generó revolución en la promesa del “Fortín”: “Hable con Mariano Fanesi y me preguntó como estaba entrenando, luego hable con Carlos Compagnucci, y me dijo que me van a incorporar a los entrenamientos desde el 14 de julio. Cuando se pudo salí bastante a hacer actividad física”.