El no encontrar una identidad de juego, sumado a los malos resultados obtenidos en este 2016, provocaron la inminente salida de Rodolfo Arruabarrena de Boca. Si bien el Vasco manifestó en varias oportunidades que quería continuar con el proyecto y que sentía capaz de revertir la situación, ayer le comunicaron que dejaría de ser el técnico del club Xeneize.

El entrenador campeón del torneo local y la Copa Argentina se despidió agradeciéndole a todos los empleados del club, a los hinchas y a los jugadores. “Le agradezco a mis jugadores por la lealtad y el compromiso que tuvieron en este año y medio”, expresó. Además, dejó en claro que lo echaron. “Es una decisión del club que respeto y acepto. Hemos hablado. Me sentía con fuerzas, pero Angelici es el presidente y tiene que tomar decisiones”, manifestó.

“Le vamos a rescindir el contrato, fue una decisión muy complicada. Le deseamos mucha suerte”, comentó el presidente de Boca, que ya piensa en quién asumirá como nuevo entrenador.

Tras la negativa de Jorge Sampaoli, el apuntado a reemplazar a Arruabarrena es Guillermo Barros Schelotto. Por el momento, el plantel no quedará acéfalo, ya que Rolando Schiavi tomará las riendas del equipo.