Mendoza es por excelencia la región optada en los últimos años. Con el estadio Islas Malvinas Argentinas de emblema, y una capacidad hotelera acorde a lo acontecido, el distrito a cargo de Rodolfo Suarez, logra condicionar la persistencia numérica del coronavirus, y por eso, tiene un nivel de posibilidades al igual que Jujuy, primera provincia capaz de abastecer al fútbol.

Federico Chiappetta, Subsecretario de Deportes mendocino, expresó en Radio Nihuil: “Si el fútbol decide jugar en el interior, Mendoza es una plaza atractiva y está lista para recibirlo.” Además, el territorio cuyano cuenta con cinco escenarios deportivos aparte del mítico Malvinas Argentinas.

El otro ofrecimiento formal surgió desde Salta, donde los partidos podrían disputarse en Estadio Doctor Luis Guemes, el Estadio Fray Honorato Pistoia, El Gigante Del Norte y Estadio Padre Ernesto Martearena. Allí, el Ministro de Deportes y Turismo, Mario Peña, proclamó la voluntad de la provincia norteña que también cedería un lugar de hospedaje para los familiares de los jugadores, si el torneo de Primera, se extendiera dos o tres meses.

“Si los equipos están dispuestos a venir para aquí, pueden hacer el test en Buenos Aires, subirse al avión y ya saber si dio negativo. Hay que hablar entre Gobiernos provinciales y nacional, para contener dentro de dos o tres meses a los equipos en nuestra región, también pensar en las familias de los que tengan que viajar, porque es difícil estar lejos tanto tiempo”, apuntó Peña.