“Apenas me llamen, tomó un avión a México”. Una historia particular que comenzó siendo descripta hace meses. Entre la inactividad, la institución de Rosario Central siguió promulgando la adaptación de sus juveniles a primera división.

En la línea ofensiva, Cristian González suma a Luca Martínez Dupuy, quien a los tres años debió exiliarse de San Luis de Potosí, por la carrera futbolística de su padre, Nahuel Martínez. El vínculo con el club empezó en mayo. En pleno auge deportivo, la profesionalización lo acobijó de forma esperada, a raíz de sus actuaciones en las divisiones menores de Central.

En la Sub 20 de México se inició el proceso de calificación y el ente regulador mexicano podrá ejercer el dominio del atacante. Es categoría 2001, y en el “Canalla” percibe un contrato hasta diciembre del 2022.

Por normas lógicas ostenta la nacionalidad mexicana, y en semanas podría recibir la legalización para afiliarse a la selección.