“Lo de Miguel Torrén preocupa, es muy probable que tenga un desgarro”, admitía el director técnico de Argentinos Juniors, tras la victoria del club ante Estudiantes en La Plata. Ese diagnóstico era previsible por la temporada ida del defensa del campo de juego, con muecas de dolencias y un imprevisto para cualquier futbolista en los primeros minutos de un encuentro.

Sin embargo, en las últimas horas los médicos constataron a través de una resonancia, que el zaguero contrajo un pequeño edema que le propinó el tirón en el isquiotibial.

De momento, no podrá ser tenido en cuenta para el domingo, por la fecha 5 de la Copa de Liga Profesional. El defensor tendría expectante al DT para ser integrado al plantel que viaje a Mar Del Plata, y se mida ante Aldosivi por la sexta jornada del torneo local.