Gabriel Milito, director técnico de Independiente, evidenció estar disconforme con lo realizado por el club respecto a la llegada de nuevos refuerzos. Es que al club de Avellaneda arribaron solo dos nuevos jugadores, Damián Martínez y Juan Sánchez Miño, y se fueron varios como Rodrigo Gómez, Jesús Méndez y Claudio Aquino.

“Es un plantel que lamentablemente ha quedado corto. Las expectativas nuestras para el inicio de la pretemporada eran otras con respecto a las posibles llegadas y salidas. Ha sido un mercado negativo y hemos salido debilitados, sobre todo en la cantidad. Han salido muchos futbolistas y han llegado solo dos. Entendemos o creíamos que necesitábamos más gente porque la temporada va a ser larga, dura”, manifestó el ex entrenador de Estudiantes.

También indicó que necesitaban un plantel con mayores variantes ya que en algunas posiciones que ellos consideran fundamentales “la alternativa son chicos muy jóvenes, algunos de ellos todavía no han llegado a debutar, que sentimos que nos pueden dar cosas y ayudar, pero los procesos están para respetarse”.

En el lapso de tiempo en el que el mercado de pases estuvo disponible para realizar transferencias, Milito contó que observaron entre “25 y 30 futbolistas”, a los veían con posibilidades económicas de llegar al club. “Evidentemente nos equivocamos  y nos pudimos concretar muchas de las operaciones que se iniciaron. De todas maneras nada nos va a quitar la ilusión de hacer un buen año”, reconoció.

Además es consciente de que durará “poco tiempo” en el caso de que los resultados futbolísticos no lo acompañen, y, si le llega a ir bien, ese motivo lo prolongará en el cargo. “Es la realidad del fútbol, pasa en todo el mundo, y acá no va a haber excepción. Ganar me va a sostener en el cargo. Forma parte del fútbol, sobre todo en el fútbol argentino, donde no se cree tanto en los procesos y más en lo inmediato”, explicó.