Este martes se conoció el fallo del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) que ratificó a River como campeón de la Copa Libertadores 2018, pero a su vez le impuso una sanción de dos partidos en condición de local sin público que deberá cumplir en esta Copa. Esta suspención se suma a la de Conmebol por uso de pirotecnia, por lo que el Millonario jugará los tres partidos de la fase de grupo en el Monumental sin público.

Esta doble sanción no le permitirá al club de Núñez recaudar el dinero de las entradas, que suele ser aproximadamente 100 millones de pesos por partido. De esta forma, River se perderá un ingreso estimado de 300 millones de pesos en la primera fase.

Si bien el TAS mantuvo el triunfo deportivo y River se queda con la Copa Libertadores 2018, ganada ante Boca, la sanción será un golpe duro para la economía del club que debe afrontar gastos importantes en los sueldos del plantel y desde las finanzas no le sobra nada.