Como a principio de este semestre, Antonio Mohamed volvía al Nuevo Gasómetro. En aquel encuentro, el entrenador hacía su debut al mando de Huracán, en el clásico postergado por la Superliga. Este domingo, volvieron a igualar sin goles, por la primera fase de la Copa Superliga.

Luego del partido, Mohamed expresó: “La serie quedó abierta y es el resultado menos conveniente para un visitante por el tema de los goles. Pero jugamos media hora con un hombre menos e hicimos un gran partido. Casi no tuvimos ocasiones de gol en contra y nuestro arquero no atajó ninguna pelota”, indicó en diálogo con Fox Sports.

“Huracán siempre controló el desarrollo. San Lorenzo manejó la pelota hasta cierto lugar del campo pero la única franca que tuvo fue la de Barrios en el segundo tiempo. En un partido muy estratégico, sabíamos que no podíamos conceder espacios. Esta serie te puede cambiar el estado de ánimo. Sabíamos que teníamos que salir con vida de acá y lo hicimos. Esta es una serie histórica. Ojalá le demos una alegría a nuestra gente que está tan necesitada”, sentenció el Turco.

Sobre el rival en la primera fase de la Copa Superliga, contó: “Quería que nos tocara este partido. Si no nos toca (pasar), qué le hace una mancha más al tigre. Si nos toca, será algo hermoso para nosotros y un golpe para ellos”, deslizó.

Para finalizar, se refirió a su expulsión: “De los arbitrajes no hablo, tengo un diálogo constante, pero me parecieron condicionantes las primeras amarillas. La segunda (a Merolla) puede ser correcta porque se resbala. De mi parte, si me excedí, pido disculpas. Fui expulsado con justicia”, cerró.