Diego Monarriz lleva dirigidos tres partidos como interino en San Lorenzo. Anoche, tuvo que reemplazar a Juan Antonio Pizzi tras la salida de este y el resultado no varió: derrota ante Independiente.

Perdí tres de tres. Este garrón no me lo quiero comer más”, dijo en conferencia post 1-2 en Avellaneda.

“Es un orgullo estar en este club, pero es momento para dar una alegría. Me voy muerto. Me tomo un pastillón para dormir y me levanto mañana sin saber lo que pasa”, manifestó.

Tras una nueva caída en Boedo, la sexta en los últimos siete partidos, el nombre de Pipo Gorosito se acerca para agarrar las riendas de un equipo a la deriva en lo futbolístico.