El vestuario visitante del Marcelo Bielsa se vio conmocionado en la antesala del partido entre el local y el Canalla, en un nuevo capítulo del clásico rosarino, con la presencia de una sustancia extraña que pese a resultar inofensiva terminó costando muy caro para la Lepra.

El Tribunal de Disciplina determinó la sanción por el escándalo ocurrido en la antesala del partido por la fecha 18 de la Superliga y ahora Newell’s deberá abonar $360.000.

Aquella polémica resultó más comentada que los 90 minutos que entregaron un nuevo empate sin emociones. Sin embargo ahora La lepra deberá pagar los platos rotos de lo que resultó ser simplemente talco.