Luego de sus inicios en Nueva Chicago, Nicolás Sánchez llegó a River en 2007 y vistió la camiseta del club hasta el 2010. Durante su estadía en el Millonario, se consagró campeón del Torneo Clausura 2008. Sin embargo, el actual defensor de Monterrey no tuvo una buena salida de la institución.

“Cuando yo le dije a Ángel Cappa (DT en ese entonces) cómo era mi situación, él me dijo que me quería en River, pero el que no me quería era Passarella. Intimé al club para irme adonde yo quería porque el presidente quería decidir por mí. Así fue que salí de común acuerdo a Godoy Cruz y con un plan de pagos lógico de la deuda que tenían conmigo. No tengo ningún rencor con él, fue el técnico que me llevó a jugar al club”, contó el defensor en una entrevista con TNT Sports.

Respecto de sus años en el Millonario, afirmó: “Al principio en River me fue muy bien y después de la lesión (en el quinto metatarsiano) todo me costó un poco. Cuando pude estar bien nuevamente, el club ya era una debacle. Eso me lo habían avisado antes, me dijeron que el club era un quilombo, pero fui sabiendo eso”, resaltó. Además, agregó: “Yo fui hincha de River toda la vida y me di el gusto de vestir esa camiseta. Quizás fue a una edad muy temprana y muy inmaduro, hoy pienso que me hubiese gustado llegar más formado al Club. Pero en aquel momento decidí con el corazón y además de que pude ser campeón”, puntualizó Nico Sánchez.

Consultado por el descenso de River en 2011, expresó “Nadie iba a imaginar que River iba a terminar descendiendo. Ni el más negativo hubiera imaginado eso. Estaba muy mal el club, los que estaban adentro día a día lo sabían. Cuando me fui yo, las cosas estaban muy mal. No era para nada raro que River haya pagado de esa forma. Yo sabía que no iba a cobrar nunca o que iba a cobrar una vez cada tanto”, subrayó el defensor.

Más de Nicolás Sánchez:

La final de la Copa Libertadores 2018: “La final de Madrid la vimos con mis hijos acá, en México, intenté vender una imagen tranquila pero grité los goles con el alma. Obviamente me hubiese encantado jugarla, pero con lo que viví me alcanza”.

Su retiro en Nueva Chicago: “Chicago para mí es mucho más que fútbol porque complementó la educación que recibí en mi casa. Ahí me enseñaron a ser un profesional y gran parte de lo que hice es gracias al club, por eso cada vez que puedo le agradezco. Sueño con terminar mi carrera ahí, que es donde me inicié, pero hoy no veo cercano el retiro. Me siento muy bien y pleno para competir al alto nivel que tenemos acá en México. Estoy muy feliz en Monterrey y me quiero quedar acá”.

Un posible retorno a River: “Es capítulo cerrado en mi vida, primero porque soy realista y es difícil que busque a un jugador de mi edad y además nunca sentí la necesidad de volver al club, porque la verdad que la pasé mal cuando estuve, lo que estaba viviendo me metía muy mal, en todos los aspectos”.

La semifinal del Mundial de Clubes ante Liverpool: “Para mí, no le hicimos el segundo gol por el animal que tienen en el arco (Alisson Becker). Ese tipo es una bestia, no puede atajar tanto. Ellos hoy son los mejores, el mejor equipo del mundo. Pero nosotros nunca le jugamos con miedo, siempre con respeto por lo que son. Pero nunca con temor y miedo a que nos goleen, como todos esperaban acá en México, creían que nos iban a meter cinco goles”.