Paso a paso la estadía de Nicolás Bertolo en Banfield fue ingresando en una volatilidad irreversible. Es que la delegación de Javier Sanguinetti comienza una nueva fase, y el entrenador empezó una nueva etapa en el cargo.

Ciertos imprevistos y disconformidades expresadas por el jugador, fueron elocuentes y el bienestar colectivo fue puesto en jaque. Previo a dichos acontecimientos, el volante tenia diferencias marcadas con Julio César Falcioni. El “Emperador” es palabra autorizada, y pese a ello, la discrepancia entre ambos desencadenó en una licencia particular al deportista por parte de la dirigencia.

Este episodio fue sutil. Hace diez días, la dirigencia decidía relegar al futbolista a los entrenamientos con la divisional reserva. Desde ese entonces se sospechaba la sentencia que se ejecutó el pasado martes.

Tanto la Comisión Directiva y la representación del cordobés, acordarán la interrupción del contrato que persistía hasta mitad del próximo año.