El mundo Boca se encuentra atravesando la última semana previa a las elecciones presidenciales. Mientras los candidatos cierran sus campañas electorales, Nicolás Burdisso, actual director deportivo del Xeneize, brindó una entrevista al diario La Nación y se refirió a su futuro en el club.

“Hablaría mal de mí si yo me detuviera a esperar el resultado de las elecciones. Y si hay algo de lo que me jacto es de mi preparación. La pretemporada está definida y la gestión sobre el próximo mercado de pases ya la tengo cerrada en un 80%. Y sé qué jugadores quiero que sigan, y cuáles son los que no nos ofrecieron respuestas este año. Mejor dicho: no encontramos nosotros las respuestas que queríamos. No quiere decir que hayan jugado bien o mal. Hoy somos el tercer mejor equipo de América, ¿qué nos falta para ser primeros? ¿Hacerle un gol más a River? ¿Por qué no jugamos la final con Flamengo? ¿En dónde mejoramos? ¿En qué nos equivocamos? La evaluación es constante”, explicó el ex defensor.

Respecto al clima político durante el partido ante Argentinos (empate 1-1), contó: “Todo llega, pero cada uno lo absorbe distinto. El sábado fue un día especial, la Bombonera estaba rara. La vi en modo pausa, influenciada por un montón de cosas. El desafío era, y lo hablamos antes con Gustavo, que si la cancha estaba así, el equipo debía contagiar a la Bombonera. Y lamentablemente no pasó. Fue anormal, y no se les puede pedir a los jugadores que estén ajenos a lo que pasa a nivel político”, indicó.

Consultado el principal déficit del equipo, señaló: “Es algo en lo que coincidimos con Gustavo y con la dirigencia, ha sido el juego. Tener un funcionamiento que ponga a los jugadores en condiciones de resolver los problemas. Y ese funcionamiento te lo dan dos cosas: mejores jugadores, que es mi responsabilidad, y los fundamentos, principios e ideas, que es responsabilidad de los jugadores y del entrenador. Y no es una crítica, sino que es un tema que hablamos todo el tiempo con Gustavo”, subrayó. Y agregó: “Para mí fue un año positivo, de construcción, sabiendo que nos falta poco para lograr los objetivos. Pero no puedo obviar cómo se dio la situación: hubiese sido diferente si Tal, Cual o el Otro me hubiesen dicho ‘yo me quiero quedar, quiero revancha, vamos para adelante’. Pero se fueron y hubo que buscar, y no siempre es fácil cambiar jugadores consagrados de un día para otro”, apuntó.

Ante la posible llegada de Paolo Guerrero a Boca, Burdisso afirmó: “Hablé con el director deportivo de Inter la semana pasada, pero no quiero molestar porque a nosotros nos falta un partido y a Inter también. Es un jugador que conozco mucho y habla por sí solo. No hablo de Guerrero puntualmente, sino de lo que genera un 9. Del peso que tiene. Y hoy necesitamos un jugador que asuma esa responsabilidad. En ese juego de nombres surgió el de Paolo porque tiene una cláusula de salida relativamente baja. Sabemos su edad, pero también sabemos lo que genera. Y dentro de ese abanico, no hay 20 opciones. Está claro, no hay cuestiones encubiertas”.

Por último, prefirió no opinar sobre el presente de River: “Lamentablemente, en este país no puedo hablar de River, siempre me van a poner en alguna vereda. Yo lo que digo todo el tiempo es que los mejores o los campeones tienen que ser un estímulo para nosotros. Si yo digo ‘ver a River tiene que ser un estímulo’, y ese es el título de la entrevista, voy preso. No, la mirada es más amplia. Este es un país con muchos límites para hablar de fútbol. En este país faltan fundamentos para hablar de fútbol, hay muchas susceptibilidades. Hay muy poca gente que hable del juego realmente con propiedad”, cerró.