En silencio, casi en puntas de pie Walter Bou llegó a Boca en julio del año pasado, cuando el Xeneize estaba listo para afrontar la semifinal de la Copa Libertadores ante Independiente del Valle. El final de esa historia es conocida, pero el delantero aun está escribiendo la suya y tiene para varios capítulos más.

“Por mí, me quedo a vivir en Boca. No pienso en irme nunca de acá. De chico quise jugar en este club. Lo hice en inferiores y me tuve que ir. Ahora que volví, haré todo lo posible para quedarme muchos años. Desde que estoy acá, el gol más importante que hice fue ante River. Ese no me lo voy a olvidar nunca”, reveló en diálogo con Radio Güemes. 

En los últimos partidos, Bou se ha convertido en un arma ofensiva de relevancia para Guillermo, aun cuando en su posición tiene otro atacante como Darío Benedetto, que también viene afilado. En cuanto a la relación que mantiene con el exArsenal, mencionó. “Tengo una relación excelente con Darío, y es muy linda la competencia que tenemos entre nosotros”.