A pesar de algunos idas y vueltas en el último mercado de pases, San Lorenzo tomó la decisión de no contratar a Néstor Ortigoza, quién había dejado de pertenecer a Rosario Central. Finalmente, el volante acordó su llegada a Estudiantes de Río Cuarto.

“Terminar mi carrera con la camiseta de San Lorenzo sería un cierre perfecto, el fútbol es muy dinámico y puede que se me de o no”, manifestó el jugador. Además, agregó: “En San Lorenzo, si lo querés, triunfás. La gente acompaña y vas a tener todas las herramientas. Extraño todo, cada vez que me ponía la camiseta disfrutaba”, señaló.

Por otra parte, el volante recordó la obtención de la Copa Libertadores 2014 con el Ciclón: “El equipo fue de menor a mayor. Cuando parecía que estábamos muertos, renacíamos. En el 5-0 en la ida a Bolívar nos dimos cuenta que estábamos para campeones. Dejamos afuera a tres brasileños durísimos y ganamos 5-0 una semifinal. No sé cuántos equipos hicieron eso”, aseguró en Aire Cuervo.

“Lo primero que sentí fue una alegría espectacular, pensé en ‘uh, gané una Libertadores’, pero ahora que me aparté me doy cuenta de lo que gané. Quedamos en la historia del club. Si tengo que definir a ese plantel, la palabra es unión. Capaz no éramos todos amigos pero éramos buenos compañeros y sabíamos lo que queríamos. Sin grupo no llegás a nada”, remarcó Orti sobre la consagración en el certamen internacional.

Por último, habló sobre los fanáticos de conjunto de Boedo: “La gente no está ni en las buenas ni en las malas, está siempre. Cuando jugamos la promoción llenó la cancha, cuando jugamos la final de la Copa Libertadores también. El hincha de San Lorenzo es muy especial. Si tengo que definir lo que hicieron en Marruecos lo defino como amor, fue impresionante lo que hizo la gente bajando el telón y cantando. Fue hermoso”, cerró.