Seguramente Daniel Osvaldo imaginaba un segundo ciclo diferente en el club de sus amores, al cual llegó en 2016 para redimirse tras su efímero paso anterior. Sin embargo, sus actitudes no cayeron en gracia en los mellizos Barros Schelotto y así dijo adiós nuevamente, envuelto nuevamente en polémicas. En la tarde de hoy se reunió con Daniel Angelici para acordar su salida.

Tras las 72 horas de licencia que Boca le brindó, luego del duelo ante Nacional, donde pudo actuar cinco minutos en su vuelta tras una larga inactividad, Osvaldo llegó a un acuerdo para ponerle punto final a su vínculo con la Azul y Oro. Encuentro mediante con el mandamás del Xeneize, el delantero habría decidido percibir su suelo hasta el último día trabajado -el pasado viernes- y donará el resto de la remuneración que debía percibir para las divisiones inferiores del club.

El motivo que cortó el vínculo entre Osvaldo y los mellizos un nuevo acto de indisciplina del nueve, quien se retiró en soledad a los vestuarios tras el empate ante Nacional del último jueves -válido por los cuartos de final de la Copa Libertadores- donde fue hallado fumando por el entrenador, sus colaboradores y sus compañeros.

Ahora el trámite de desvinculación quedó en manos de los abogados del club, quienes deberán reunirse con el representante de Osvaldo, Darío Decoud, para volcar en papel y oficializar los términos de su salida. En su segundo ciclo en Boca, Osvaldo apenas disputó cinco partidos entre la Supercopa Argentina, Primera División y Copa Libertadores sin logar marcar un gol.