Ya no puede ser casualidad lo de este equipo. Los partidos duran 95 minutos y Defensa y Justicia bien lo sabe, porque sino no habría razones para entender como está permanentemente metido en lo que pasa en la cancha y el resultado es casi siempre el mismo: ganar. El Halcón derrotó 3-2 a Banfield en el final y ahora se puso a uno de Racing. De yapa, se metió en la Libertadores 2020.

Se sabe que Defensa es un equipo compacto, en donde todos trascienden, pero esta noche los flashes se los llevó Nicolás Fernández. El triplete de Uvita le dio vida al conjunto de Beccacece. Primero, desde un saque de Unsain apenas iniciado el juego para vencer a Arboleda. Luego, cuando Bertolo había igualado, apareció para poner el toque final a un buen centro de Blanco. Así, con todas esas emociones se fueron al descanso.

En el complemento pasaba poco hasta los 35 minutos. El local aguantaba el marcador con su estilo, teniendo la pelota sin prisa pero con calma, mientras que el Taladro amenazaba con la saludable intención que le imprime Crespo, pero sin concretar. Los últimos diez entregaron más emociones. Bertolo puso la cabeza y silenció al estadio, en un 2-2 que le devolvió la sonrisa a Racing, que mantenía la ventaja de tres.

Aunque con el Halcón nunca hay que aflojar ni dejarse estar. A los 44, Márquez cabeceó la pelota y un rebote fortuito le dejó de cara al gol a Uvita Fernández que la colocó por encima de Arboleda. Así, Beccacece festejó alocadamente y Defensa ganó un partido, uno más, de ésos que valdrán mucho si logra quedarse con la Superliga.